Seleccionar página

La muerte cardíaca súbita ocurre durante el ejercicio físico o en la hora posterior, según los cardiólogos infantiles. Cabe señalar que la mayoría de los episodios cardiovasculares ocurren durante la práctica de deportes recreativos.

Sin embargo, los episodios cardiovasculares asociados con la actividad deportiva son, afortunadamente, muy raros en el grupo de edad pediátrica y están relacionados con cardiomiopatías y anomalías congénitas de las arterias coronarias, canalopatías y síndromes preexcitación, enfermedad de las válvulas cardíacas  y  disección aórtica . Por lo tanto, parece razonable establecer exámenes sistemáticos para detectar enfermedades cardiovasculares potencialmente fatales antes de que los niños participen en deportes.

Evaluación cardiovascular preventiva

Como precaución, los cardiólogos pediátricos recomiendan que se realice una evaluación cardiovascular antes de la práctica deportiva en niños y adolescentes. Esta evaluación debe incluir un historial médico completo, incluidos soplos cardíacos, hipertensión arterial y medicación prolongada durante los dos años anteriores, así como convulsiones inexplicables u otras enfermedades que el niño o su familia perciben como preocupantes. Además, se examina el historial familiar de problemas cardíacos, cardiomiopatía, arritmias o muerte súbita cardíaca antes de los 50 años. Otros factores que deben tenerse en cuenta son los síntomas del niño, como dolor en el pecho en situaciones estresantes, desmayos, palpitaciones o un ritmo cardíaco irregular o rápido, o si el niño suele cansarse antes que el resto de sus compañeros cuando practica deporte.

El siguiente paso es realizar un examen físico completo que incluya la medición del peso, la altura y el índice de masa corporal, la presión arterial, la auscultación cardiopulmonar y la palpación de los pulsos periféricos. Se presta especial atención a la presencia de deformidades torácicas, como pectus excavatum o pectus carinatum y posibles signos del síndrome de Marfan .

 

Avances en el control preventivo de la muerte súbita cardíaca.

La prueba de ecocardiografía Doppler 2D permite una evaluación de la anatomía del corazón y analiza la forma en que funciona el corazón. Esta observación cardiovascular profunda identificará anomalías y los pacientes que las presenten se someterán a otras pruebas, como ergometría, monitor de holter ECG  y pruebas de resonancia cardíaca. Se recomienda que la evaluación se realice cada dos años, siempre que los resultados no muestren anomalías cardiovasculares, en cuyo caso, es posible que se necesiten exámenes con mayor frecuencia.

 

Al final la recomendación es visitar a su CARDIOLOGO PEDIATRA o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cardiologos-pediatras/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

A %d blogueros les gusta esto: