Cada año aproximadamente 100,000 mujeres se someten a un aumento de busto en Estados Unidos, mientras que México es el país número cuatro a nivel mundial. Su principal fin es lograr un equilibrio en la figura femenina para lograr mejorar la confianza y el autoestima.

 

¿Qué es?

 

El aumento de busto o también llamado mamoplastia es una técnica quirúrgica destinada a mejorar el volumen y la forma del busto mediante la colocación de prótesis de silicón de gel altamente cohesivo, estando indicada en aquellas mujeres que se sienten insatisfechas porque su busto no se ha desarrollado con el tamaño que ellas esperaban, en pacientes con asimetrías, o aquellas que pretenden restaurar el volumen perdido a causa del embarazo o pérdidas de peso.

 

 

¿Cómo se realiza?

 

Para poder realizar esta intervención es necesario acudir con un especialista en Cirugía Plástica el cual evaluará las expectativas y deseos del paciente, así como el estado físico, es decir; sus dimensiones, la proyección y el volumen mamario originales; la circunferencia y simetría de la pared torácica; y sus proporciones corporales.

 

Las vías de abordaje se pueden realizar a través de vías periareolares e inframamarias siendo esta la mayormente usada. La elección de cada una se debe basar en las indicaciones quirúrgicas, la anatomía de la paciente y la preferencia del paciente.

 

Es una cirugía ambulatoria la cual se realiza en la mayoría de los casos con anestesia local y sedación, no interfiere con la lactancia materna, no predispone a cáncer ni dificulta su detección en caso de presentarlo; además que es una cirugía con un riesgo mínimo de complicaciones.

 

¿Existen riesgos?

 

Hoy en día los riesgos son muy poco frecuentes, los más comunes son, infecciones y hemorragias, cambios en la sensibilidad, reacciones alérgicas, cicatrización patológica, contractura capsular, ruptura del implante, entre otros, que con las innovaciones quirúrgicas y los materiales de los cuales está hecho el implante, han ido disminuyendo.

 

¿En qué consiste el postoperatorio?

 

Después de una intervención de este tipo, será colocado un apósito quirúrgico, así como un sostén de ayuda. En un inicio puede ser complicado mover las extremidades superiores, habrá hinchazón, cambios de coloración, que irán desapareciendo con el paso del tiempo.

 

Los especialistas recomiendan caminar para evitar la formación de coágulos. La recuperación completa puede durar aproximadamente 2 meses, por ello es importante continuar este proceso con el acompañamiento de un especialista para evitar o descartar problemas con los implantes o la cicatrización.

 

Al final la recomendación es visitar a su cirujano plástico o en su defecto visitar nuestros sitios webs https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cirujanos-plasticos/

https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/medicina-estetica/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

 

A %d blogueros les gusta esto: