Hoy en día cuando un paciente desea una lipoescultura o liposucción ya no significa necesariamente entrar a un quirófano para someterse a una cirugía, hoy tenemos nuevas tecnologías ya comprobadas. Que después de muchos años de investigación, nos permiten tener la confianza de que procedimientos como CoolSculpting son efectivos y seguros. Tiene evidencia científica que lo respalda, destacados investigadores y médicos han publicado más de 100 artículos. 

 

¿Qué es el CoolSculpting?

 

A la fecha se han efectuado más de 6 millones de tratamientos en Estados Unidos y en Europa, y hoy en día es el método número uno no quirúrgico para mejorar esos depósitos adiposos que afean la silueta corporal. Esta nueva forma de reducción no quirúrgica de la grasa subcutánea nos permite modelar áreas que han sido resistentes al ejercicio y dieta.

 

El procedimiento de CoolSculpting es de utilidad tanto en hombres como en mujeres para mejorar esos abultamientos de grasa no deseados que a veces persisten a pesar de dietas o de estar en un peso adecuado, el tratamiento funciona de maravilla en diversas zonas del cuerpo como la papada, en los flancos, en el abdomen superior e inferior y en chaparreras, sólo por mencionar algunos sitios. Es indispensable acudir a una valoración para ver si el tratamiento con CoolSculpting es el adecuado para cada caso particular.

 

¿Cómo funciona?

 

El cuerpo humano tiene un número limitado de células adiposas que aumentan o disminuyen su volumen a medida que se aumenta o disminuye de peso. Con el tratamiento CoolSculpting, entra por succión una determinada cantidad de tejido dentro del cono de succión, las células adiposas de esta porción de tejido que están dentro del cono se congelan, lo que ocasiona que un porcentaje de ellas mueran y comienzan a desaparecer por un proceso de eliminación de células natural del organismo, por lo que el área tratada disminuye su volumen durante las semanas posteriores a su procedimiento.

 

Pasos a seguir para disminuir adiposidades

 

En primera instancia es acudir a consulta para que de manera personalizada e integral se evalúen las áreas que podrían mejorarse con CoolSculpting, de manera que se pueda satisfacer en lo posible sus metas de remodelación corporal, al centrarse el tratamiento en áreas específicas donde desea disminuir el tejido adiposo.  El proceso incluye una evaluación médica donde el paciente discute con el especialista que áreas pudieran tratarse, si se es candidato al tratamiento, y cuál será la forma más fácil de llevarlo a cabo.

 

El procedimiento de congelamiento de células adiposas CoolSculpting es el único tratamiento de reducción no quirúrgica de adiposidades localizadas, autorizado por la Administración de Medicamentos y Alimentos (Food and Drug Administration, FDA) que usa enfriamiento controlado para disminuir la adiposidad rebelde a las dietas y el ejercicio. Los resultados son comprobables, perceptibles y duraderos. El paciente lucirá bien en todos los aspectos, sin tener que pasar por un quirófano.

Al final la recomendación es visitar a su cirujano plástico o en su defecto visitar nuestros sitios webs https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/cirujanos-plasticos/

https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/medicina-estetica/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

A %d blogueros les gusta esto: