Seleccionar página

Se conoce como cirugía funcional de nariz  a los procedimientos quirúrgicos que se realizan con la finalidad de corregir alteraciones estructurales que se presentan en la nariz, y afectan su funcionamiento normal. 

 

¿Qué es la cirugía funcional de nariz?

Se conoce como cirugía funcional de nariz  a los procedimientos quirúrgicos que se realizan con la finalidad de corregir alteraciones estructurales que se presentan en la nariz, y afectan su funcionamiento normal. Las cuales pueden provocar la reducción o la obstrucción del paso del aire, el acumulamiento de secreciones en la nariz y en los senos paranasales. Asimismo, puede existir daño en diferentes componentes internos de éste órgano, lo que ocasiona severos dolores de cabeza, migrañas, sangrados o hemorragias nasales, así como disminución en la capacidad de los individuos para percibir olores, entre otros síntomas.

Las alteraciones en la nariz más comunes

En la práctica médica de un otorrinolaringólogo las alteraciones nasales que comúnmente se corrigen son:

  • Desviación  y/ o  Fractura del tabique nasal
  • Espolones
  • Asimetrías en las fosas nasales
  • Crecimiento inflamatorio de los cornetes u otras alteraciones anatómicas de los mismos
  • Obstrucción de los orificios que comunican a la parte posterior de la nariz con la garganta (agenesia de coanas)
  • Sinusitis
  • Perforaciones del tabique nasal
  • Cicatrices anormales. Éstas pueden ser provocadas por agresiones previas en la nariz o cirugías previas (sinequias), las cuales, frecuentemente, obstruyen el interior de las fosas nasales
  • Acumulaciones de sangre o pus en el tabique nasal (hematomas, abscesos o seromas)
  • Tumoraciones  Benignas (polipos, quistes, etcétera)  o Tumores Malignos (cáncer)

Los candidatos a la cirugía funcional de nariz

Cada paciente debe ser valorado por el médico para que éste defina el grado de alteraciones que se presentan en la nariz, por ello, es imprescindible que las personas contacten al otorrinolaringólogo, ya que es el profesional que determina si se es o no candidato a la cirugía. Así pues, el estipulará los síntomas, su evolución, si la alteración responde a tratamientos previos, y realizará el estudio de los antecedentes de la salud en general.  Aparte, el médico especialista podrá llevar a cabo de manera detallada la exploración física, especialmente a nivel nariz, que se complementa con estudios de tomografía, endoscopia o resonancia magnética, incluso, si se necesita se elaboran pruebas de función respiratoria.

En algunos casos se solicitan estudios para determinar los factores que producen ronquido y apnea del sueño.

Una vez determinado el candidato…

Antes de realizarse el procedimiento quirúrgico, en general,  el paciente debe contar con al menos una tomografía nasal preoperatoria. Así como exámenes de sangre y orina, los cuales engloban una biometría hemática, conteo plaquetario, pruebas de coagulación, química sanguínea, perfil de funcionamiento hepático, examen general de orina, tipo sanguíneo y Rh. Dependiendo de cada caso en particular será necesario complementar dichos estudios con endoscopias, resonancia magnética, biopsias, pruebas de función respiratoria (espirometría y estudios para problemas de ronquido y apnea del sueño), radiografías de tórax, electrocardiogramas, valoración por cardiólogo, por médico internista o neumólogo, etcétera.

Por otro lado, para el procedimiento de la cirugía funcional nasal se proporciona a los pacientes tratamiento farmacológico, y la decisión de saber cuál es el mejor depende de los resultados de cada individuo y su estado general de salud. Además del tipo exacto de corrección que se pretende llevar a cabo.

El momento de la recuperación y los beneficios de una nariz saludable

El tiempo de recuperación puede variar de 5 a 20 días, con un promedio de 12-15 días dependiendo del tipo de la cirugía funcional que se haya realizado, de la velocidad de coagulación, cicatrización y desinflamación de cada paciente.

Asimismo, es muy importante restablecer el funcionamiento normal de la nariz, ya que esto es vital para el trabajo del organismo del paciente;  y, por consecuencia, para su salud en general, ya que una nariz saludable y sin alteraciones trae los siguientes beneficios:

  • Si la nariz funciona correctamente, ésta protege al resto de las vías respiratorias de la entrada de agentes irritantes, erosivos e infecciosos.
  • Cuando el aire pasa correctamente por la nariz se disminuye el daño o desgaste que puede presentarse en todos los demás segmentos de las vías respiratorias, como: las amígdalas (anginas), garganta, cuerdas vocales, tráquea, bronquios y pulmones. Gracias a esto, se optimiza la función del aparato respiratorio, y mejora cada uno de sus componentes, permitiendo una adecuada oxigenación de la sangre.
  • Una buena oxigenación en la sangre es fundamental para el correcto trabajo de todos nuestros órganos, principalmente cerebro y corazón.
  • Si el sistema respiratorio, (el cual comienza en la nariz) opera correctamente, disminuyen significativamente los riesgos de desarrollar algunas enfermedades cardiovasculares y neurológicas. Se ha comprobado que respirar mal incrementa el 30% de riesgo de infartos, el 60% de riesgo de desarrollar hipertensión arterial y el 60% de presentar embolias, hemorragias o infartos cerebrales.
  • La vitalidad, energía, concentración y memoria también se benefician del correcto funcionamiento nasal, al igual que el desempeño físico atlético y sexual.
  • Muchas otras enfermedades que el paciente ya tenga o estén comenzando a desarrollar pueden empeorar si no se corrige el funcionamiento nasal.
  • Al corregir las alteraciones estructurales de la nariz se facilita el tratamiento de otras enfermedades respiratorias que ya existen de manera simultánea (laringitis crónica, anginas crecidas, bronquitis crónica, asma, enfisema, EPOC, ronquido y apnea del sueño, etcétera).
  • También se facilita el control de algunas otros padecimientos, tales como la hipertensión arterial, arritmias, insuficiencia cardiaca, angina de pecho, sangre muy espesa que puede ocasionar embolias, entre otros problemas de salud.

De la cirugía funcional a la cirugía integral de nariz:

Lo ideal es que el médico no sólo realice una cirugía funcional de nariz. De preferencia, se debe buscar que se corrijan todas las alteraciones que afectan el funcionamiento de la nariz, pero también aquellas que no favorecen la estética y aspecto exterior o que a largo plazo deterioren la armonía facial general.

Cirugía Nasal Integral = Cirugía Nasal Estética + Cirugía Nasal Funcional

Cirugía funcional de nariz en niños y adultos mayores

Es imprescindible, resaltar que las cirugías para corregir alteraciones o problemas nasales en los niños deben realizarse sin demora, es decir, en cuanto se detecta el problema, sin importar la edad del menor, de lo contrario el problema crecerá junto con el infante, afectando su desarrollo cráneo-facial, dental y torácico. Además, como se mencionó anteriormente una nariz saludable favorece el desarrollo físico general, al igual que el estado psicomotor.

Por último, respecto a pacientes que tengan una edad mayor a setenta años, deben saber que ésta no constituye una limitante para ser candidatos a una cirugía nasal, siempre y cuando los resultados pre operatorios indiquen que el paciente se encuentra en condiciones adecuadas para el procedimiento.

Así pues, es imprescindible visitar al médico especialista en otorrinolaringología, con conocimiento en cirugía plástica, estética y reconstructiva, para que el paciente no sólo se beneficie resolviendo sus problemas de salud en el aparato respiratorio, sino que obtenga una mejor armonía facial.

 

Al final la recomendación es visitar a su OTORRINOLARINGOLOGO o en su defecto visitar nuestro sitio web https://medicosenmerida.mx/medicos-en-merida/otorrinolaringologos/ para encontrar el especialista que mejor se adapte a sus necesidades.

 

A %d blogueros les gusta esto: