Es una extensión o desplazamiento hacia adelante del maxilar  inferior (mandíbula) que ocurre cuando la forma de los huesos de la cara hace que los dientes estén alineados de manera incorrecta (desalineados).

¿Qué lo causa?

Suele ser causado por diferentes factores:

  • Hereditario o presentarse durante el desarrollo por formaciones deficientes de los huesos de la cara.
  • La pérdida prematura de los molares deciduos (muelas de leche), lo cual puede provocar desplazamientos mandibulares en el pequeño, que no se corregirán por si solos.
  • Afecciones hereditarias tales como el síndrome de Crouzon o el síndrome de nevo de células basaleso, gigantismo o acromegalia, las cuales tienen su origen en el mal funcionamiento de la glándula hipófisis, la cual es encargada de generar la llamada hormona del crecimiento, cuya función principal es regular la evolución en altura en niños y adolescentes. Es así que cuando dicha hormona es producida en exceso se presentarán los padecimientos señalados, caracterizados por el desarrollo anormal de los huesos.

 

¿Qué puede causar el prognatismo?

El prognatismo puede causar:

  • Oclusión dental defectuosa (desalineación de las superficies oclusoras de los dientes superiores e inferiores).
  • Impide el correcto encaje de la boca al cerrarla.
  • Baja posición de la lengua, lo que acarrea alteraciones al ocluir (cerrar) la boca, con las consecuentes dificultades para morder, masticar y hablar.
  • Dolor articular, asimetría facial.
  • Problemas psicológicos; ya que el afectado no se encuentra bien con su apariencia.
A %d blogueros les gusta esto: