L&S.- Casi todos hemos pensado alguna vez hacernos algunos retoques. Quitar de aquí poner allí… desde pequeños sabemos reconocer aquellas partes de nuestra anatomía que no armoniza con nosotros y lo que queremos proyectar a los demás. En manos de un cirujano plástico hábil con el bisturí las imperfecciones y los rastros de la edad pueden desvanecerse, pero si no elegimos bien al profesional, el resultado final puede ser una verdadera pesadilla.

Operaciones como quitar arrugas, aumento de pechos, arreglo de la boca, bolsas debajo de los ojos y hasta operaciones de tipo sexual (estrechamiento de vagina, blanqueamiento y operaciones anales, etc.) son ya muy comunes.

Elegir bien el cirujano

No te pongas en manos de cualquier cirujano plástico sin antes asegurarte. El éxito de tu cambio debe estar en las manos del mejor. Te ofrecemos algunos consejos que te servirán de ayuda para elegir correctamente.

Los requisitos que debes exigir:

  • Acreditación y certificación: debe estar debidamente acreditado por el organismo que rija en el país o área de residencia. En España: la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE). En los Estados Unidos, por ejemplo, el cirujano debe estar certificado por el American Board of Medical Specialties (ABMS). Busque cual es el organismo y exija dicha acreditación.
  • Especialización: si la cirugía va a ser en el rostro, el cirujano plástico debe ser especialista en cirugía plástica facial, entrenado para cirugía cosmética y reconstructiva de la cara, la cabeza y el cuello. Este médico debe estar acreditado para la especialización por la junta médica acreditadora correspondiente al país dónde te vas a operar. Si por el contrario vas a operarte en el cuerpo, debes buscar un médico entrenado para cirugía reconstructiva del cuerpo.

¿Un buen cirujano estético, dónde buscarlo?

La primera tarea que tienes, es buscar y tu médico de cabecera puede orientarte si le dices qué pretendes hacerte. La cirugía plástica hoy en día es bastante común y algún familiar o alguien de su entorno puede haber recibido los servicios de un buen cirujano y puede darte buenas referencias. También puedes dirigirte a algún profesional que se anuncie en prensa, televisión o web.

Una vez tengas algunos nombres viene el proceso de eliminación. Escoge unos dos o tres facultativos y pídeles cita. El cara a cara puede decirte mucho a la hora de decidirte quién te ayudará en el cambio.

Aquí hay algunas ideas que pueden ayudarte:

  • Sé directo o directa y ve al grano. Dile qué pretendes con claridad. Permite que el profesional te diga cuales son las opciones que tienes y el procedimiento para conseguir el objetivo deseado
  • Evita tener ideas preconcebidas sobre procedimientos piensa que la medicina -en este caso la estética- está en constante proceso de evolución y lo que se hizo alguna amiga o famosa, puede no funcionar en tu caso, o estar obsoleto. Deja que el médico te lo explique. Ya tendrás tiempo de decidir
  • Que te de la mayor cantidad de información sobre qué operación recomienda y no dudes en tomar notas si eso te ayuda luego a decidir

Preguntas que puedes hacer:

  • ¿Dónde se llevará a cabo la operación?
  • ¿Qué tipo de anestesia va a utilizar?
  • ¿Cuál será el tiempo del postoperatorio y cuándo podrás ver ya los resultados?
  • ¿Tendrás que hacer algún tratamiento en cabina después? ¿Entra en el precio de la operación, o por el contrario, debes pagarlo aparte? Si es que sí ¿Cuántas sesiones serán?
  • ¿Cuántas veces ha realizado esa operación?
  • Pregunta si tiene fotos de pacientes que ya se han operado de lo mismo. El antes y el después ayuda mucho a ver los resultados finales
  • ¿Cuánto te va a costar la operación?
  • ¿Hay otras alternativas para conseguir lo que pretendes? ¿Cuáles?
  • ¿Cuánto tardarás en poder utilizar productos cosméticos? Si acostumbras a ir siempre maquillada, puede ser traumático que te vean sin pintar durante mucho tiempo
  • ¿El resultado de la operación será duradero?

Si ves que el cirujano se muestra alterado, o impaciente con tus preguntas, o sus respuestas son ambiguas, descártalo y sigue con el siguiente de tu lista. No lo dudes. Tu médico debe darte tanta confianza, que tienes que sentir que te pones en las mejores manos.

A %d blogueros les gusta esto: