Donar sangre, un hermoso gesto

Con cada persona que dona su sangre, se puede salvar la vida de varias personas, al menos tres, ya que se separan las plaquetas, el plasma y los hematíes y se realiza la transfusión a quién lo necesita. Además, debemos tener en cuenta que no hay un sistema tecnológico que se haya creado hasta el momento para fabricar sangre humana y la de los animales no es adecuada. Las proporciones de glóbulos o plaquetas que precisamos sólo son compatibles con las que tiene otra persona.

Se trata de un acto de total solidaridad, generosidad y altruismo, siendo una acción desinteresada y muy benéfica. Recuerda que en algún momento de tu vida también puedes precisar sangre. A su vez, te garantizas un análisis completo de tu salud: tensión, grupo sanguíneo, detección de anemia, hepatitis B o C, sífilis, anticuerpos irregulares o HIV.

Beneficios de donar sangre

Los estudios clínicos han afirmado que ser donante es una buena alternativa para limpiar tu sangre, reducir las probabilidades de padecer ataques cardíacos y accidentes cardiovasculares. Los adultos con colesterol por ejemplo, encuentran en la donación de sangre una excelente opción para depurar los triglicéridos malos y que se formen buenos.

Además, permite que se eliminen las cantidades de hierro que “sobran” en el organismo, siendo muy bueno para el corazón y las venas, beneficiando a todo el aparato circulatorio. Donando sangre cada 6 meses durante 6 años, se reduce en casi un 90% la probabilidad de padecer enfermedades coronarias o circulatorias.

Consejos para ir a donar sangre

Si quieres donar sangre, ya sea a un familiar o conocido o como un acto voluntario, recuerda:

  • Tener al menos 18 años y no más de 65, una estatura mínima de 1,50 metros y 50 kg de peso
  • Gozar de buena salud, no estar enfermo ni haber ingerido un medicamento en los últimos 3 días
  • No haberse realizado tatuajes o piercings en el último año
  • No ser adicto a drogas
  • No haberse sometido a cirugías en los últimos tres meses
  • No estar embarazada, amamantando o menstruando
  • Si se padece de diabetes o presión alta se puede donar sangre, siempre y cuando se esté bajo tratamiento médico.
A %d blogueros les gusta esto: